Cómo hablar mejor y sin tanto miedo en otro idioma

Cómo hablar mejor y sin tanto miedo en otro idioma

La mayoría de los estudiantes a quienes he enseñado han tenido el mismo problema: les da miedo hablar. Yo veo su potencial, aunque no sean perfectos, sé que pueden hacerlo, sé que conocen las estructuras, son excelentes en la lectura, en la escritura y/o en la comprensión oral y, a pesar de eso, cuando hablan se confunden, se traban, y se rinden.

En este artículo no puedo darles una solución que elimine el miedo de la noche a la mañana. De hecho, está bien sentir un poco de ese miedo siempre y cuando sea para estar siempre alertas y no que ese miedo les impida comunicarse. Lo que puedo hacer en este artículo es compartir algunos tips que los ayudarán a ir ganando confianza, ser más naturales y a sentirse más tranquilos con la práctica:

  1. Aprende frases completas: aprender palabras aisladas y sin contexto no es productivo. Para mejorar tu producción oral, te recomiendo que identifiques las frases más comunes en el idioma que estás aprendiendo e intentes usarlas tú cuando sea adecuado (recuerda que el contexto lo es todo). Haz esto de acuerdo a tu nivel, si estás comenzando e intentas usar frases muy complejas, quizás termines más confundido o tu interlocutor no te entienda.
  2. Actúa: muchas veces, la razón por la que nuestra producción oral no mejora es por nuestros propios miedos y autolimitaciones. El miedo a “hacer el ridículo” o a equivocarnos al frente de otras personas nos impide atrevernos a hablar. Nada más contraproducente. ¿Cómo pretendemos mejorar sin practicar? Sí, no es agradable equivocarse pero ¿no estamos justamente aprendiendo? ¿se supone que seamos perfectos desde el principio?. Mejor seamos actores, olvidémonos de quienes somos en el trabajo o con nuestra familia y creemos un nuevo personaje, ese que habla otro idioma y atrevámonos a usar lo que ya sabemos. Si nos equivocamos, aprenderemos de eso y, la próxima vez, lo haremos mucho mejor.
Grabación de nuestra producción
Escucharte a ti mismo puede ayudarte a notar tus propios errores y corregirlos.
  1. Grábate: ya que seremos actores, necesitamos grabarnos pero, tranquilo, no debe ser un video si no te gusta. Puedes simplemente grabar notas de voz hablando en el idioma que estás aprendiendo. Puedes elegir temas o preguntas de alguna página web y responderla como si estuvieras hablando con otra persona mientras te grabas (o si tienes a alguien que te escuche y pueda ayudarte a mejorar, entonces envíasela). Es importante que escuches tu propia grabación e intentes determinar qué estás haciendo bien y qué podrías mejorar. Muchas veces nosotros somos capaces de corregir nuestros propios errores.
  2. Escucha a otros: ya te lo hemos dicho, debes sumergirte en el idioma. ¿Quieres aprender frases nuevas? ¿saber cómo pronunciar las palabras? ¿usar la entonación adecuada? ¿ser más natural al hablar? Entonces, haz como los bebés: escucha e imita. La televisión, las películas y la música nos brindan modelos a seguir en el idioma que estemos aprendiendo y, lo mejor es que es entretenido. Escucha conscientemente lo que dicen y cómo lo dicen, cuáles palabras conectan y cuales no y repítelo en tu cabeza y/o en voz alta. Si es una canción, cántala (quizá en el carro o en la ducha). Eso sí, elige algunas frases que aprendas y úsalas en tus próximas conversaciones o simplemente las olvidarás.
  3. Aprende a tener una conversación: Sí, obviamente debes tener suficiente vocabulario, pronunciar bien las palabras y usar las estructuras correctas para expresar tus ideas pero, ¿qué pasa cuando no eres tú quien habla? ¿Te quedarás en silencio en todo momento? Una conversación natural requiere de nuestra constante interacción. Aprende cómo mostrar interés en el idioma que estás aprendiendo con frases como “¿de verdad?”, “¿y qué pasó luego?”, “¡Qué interesante!”, “¡No puedo creerlo!”, etc. De esta manera, le demuestras al otro que estás escuchando atentamente y suenas más natural. 
Habla más confiado
Mientras más hables en el otro idioma, más cómodo será para ti.

Sentirse cómodo hablando en otro idioma no siempre es tan fácil y, para muchos, toma tiempo. Sin embargo, si no te atreves, ese será un problema constante y los conocimientos técnicos del idioma no serán suficientes. 

Está bien equivocarse porque quiere decir que lo intentaste y aprenderás de ello para no equivocarte de nuevo. No seas tu propio obstáculo, comienza a hablar contigo mismo y con otros y verás como, con el tiempo, olvidarás que alguna vez tuviste miedo (o lo recordarás como algo divertido).

¿Has sentido alguna vez miedo a hablar en otro idioma? Si lograste superarlo ¿qué consejos puedes darle a quienes están comenzando para que mejoren su producción oral? Déjanos tus comentarios más abajo.

Spread the knowledge

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *